¿Puede el clima permitirse la adicción de Europa al gas?

Descargar documento aquí

☛ En esta época de sobrecarga mediática y amnesia instantánea, su influencia al compartir este contenido es mucho más poderosa que cualquier campaña

Descripción

La industria de los combustibles fósiles sigue extrayendo y quemando estos hidrocarburos en cantidades insostenibles, e incluso continúa con las exploraciones para encontrar más. No obstante, se ha observado un cambio en la política energética mundial: aunque se sigue invirtiendo intensamente en carbón y petróleo, se ha producido un viraje importante hacia el gas. ¿Cuáles serían las consecuencias?

La conclusión de que no hay cabida para el gas en el sistema energético de la Unión Europea se deriva del hecho de que el gas es un combustible fósil que emite grandes cantidades de gases de efecto invernadero.

El mundo sigue quemando combustibles fósiles y enviando aún más gases de efecto invernadero a la atmósfera, lo que nos está acercando a catástrofes climáticas aún mayores. El año 2016 fue el más caluroso desde que se tienen registros: la temperatura media se situó 1,1 °C por encima de los niveles preindustriales. Por otro lado, 16 de los 17 años más calurosos registrados han tenido lugar desde el comienzo del siglo XXI.

Los efectos devastadores del cambio climático muestran que incluso los países más desarrollados son vulnerables a las catástrofes climáticas.

Ir al contenido